Se encuentra usted aquí

La historia de la ciudad

Orígenes

Como la mayor parte de terrenos de la parte baja del Llobregat, el actual término municipal de Sant Joan Despí ha estado habitado desde la antigüedad más remota (Sant Joan Despí, patrimonio artístico y cultural, CEDP, 1999).

En la época romana, se instalaron en el término diversas villas y grandes masías dedicadas a la agricultura. Este sector era conocido en la época con el nombre de Vico Miziano.

En la Edad Media, después de la invasión serraina, que desbastó la comarca, a partir del siglo X se inició con gran intensidad el proceso de repoblamiento. Exponente de esta situación se fundó la parroquia de Sant Joan Baptista, documentada desde los primeros años del siglo XI.

Iglesia San Juan Bautista

Edad media

Durante el transcurso de los siglos XV, XVI i XVII, la comarca sufrió los efectos de las diferentes guerras y las repetidas epidemias de la peste que arrasaron Catalunya, y produjeron una caída general de la población. La economía seguía siendo básicamente agrícola, complementada con la pesca al Llobregat.

Hasta mediados del siglo XVIII, el Camino Real que unía Madrid i Barcelona cruzaba la población y era un importante facto de desarrollo. Con la construcción de una nueva ruta durante el reinado de Carlos III (la actual N-II) Sant Joan Despí perdió su tradicional situación de pueblo de paso y desde entonces sufrió un relativo aislamiento que ha condicionado decisivamente su evolución histórica. Según datos del viajero Francisco de Zamora, en aquella época el pueblo tenía solo una calle (la actual Calle Major).

Hasta el año 1830 el municipio de Sant Joan Despí se extendía a ambos lados de la que hoy conocemos como calle del Bon Viatge y seguía por el Camí del Mig y la calle de Catalunya para ir a encontrarse con el Despoblat y el arrabal de Les Begudes, donde se dispersaban campos y masías.

Estación de Sant Joan Despí

Al final del siglo XIX nació el ensanche de Sant Joan Despí, entre las calles de Les Torres y de Francesc Macià. Es un trazado en línea recta, paralela a la línea del ferrocarril, donde se levantaron las residencias de verano de algunos barceloneses al final del siglo XIX y principios del XX. Si nos situamos en la línea divisoria que representó la línea del ferrocarril para el núcleo poblacional de Sant Joan Despí y miramos hacia la parte alta, en un punto intermedio situaríamos la avenida de Barcelona (antiguamente riera de la Fontsanta) y observaríamos a mano izquierda el Samontà y, a mano derecha, Les Planes. El Samuntà era la parte con más pendiente y se extendía hacia Sant Just Desvern y Esplugues de Llobregat. En cambio, a la derecha, en una zona más plana, se extendía el otro secano, Les Planes, limitando con Cornellà de Llobregat.

A principios del siglo XX, la descripción del aspecto que presentaba el núcleo antiguo de Sant Joan Despí, la podemos encontrar en el libro de Alvar Maduell “Sant Joan Despí, un recorregut per la història” del volumen Provincia de Barcelona de la Geografía general de Catalunya: “Pueblo que, con el caserío de Les Begudes y 32 casas escampadas por el término, reúne 281 edificios con 1172 viviendas de hecho y 1171 de derecho. A la izquierda del río Llobregat y a 3 km. Al sur del la cabeza del partido. Pasa el ferrocarril de Tarragona a Barcelona, que tiene estación, el camino vecinal de Cornella a Sant Feliu, y el canal de la Infanta Carlota, cuyas aguas riegan sus huertas. Pertenece al Bisbado de Barcelona, tiene una iglesia parroquial dedicada a Sant Joan, servida por un rector; una costura y un estudio municipal, una biblioteca escolar y pública y caja escolar de ahorros, dos sociedades corales, una recreativa, otra política, una subdelegación del Instituto Agrícola Catalán de Sant Isidre y la Cámara Agrícola del Baix Llobregat. Se instaura la Fiesta Mayor el día 23 de agosto. Toda su industria consiste en un fábrica de cartón y un horno de obra. Su término es plano y el clima templado y saludable; se recoge trigo, maíz, legumbres, cáñamo y vino. Este pueblo era patrimonio real”.

Para la zona del Samontà se proyectó en el año 1926 una urbanización nueva de la mano del arquitecto Josep M. Jujol. Esta urbanización suponía la construcción de un nuevo barrio perfectamente delineado y estudiado, que contenía una plaza radial de la cual nacían nuevas calles donde edificar todo un barrio nuevo. El proyecto estuvo inmovilizado unos años y hacia el 1947 se reemprendió, llegando a confeccionarse un padrón fiscal con las correspondientes derramas a pagar por parte de los propietarios de las fincas rústicas para la redacción del proyecto. A pesar de todo, el proyecto no prosperó y el Plan Comarcal de 1953, que ofrecía terrenos industriales fuera de Barcelona, hizo que esta zona de Sant Joan Despí figurara como zona industrial (que con el tiempo se transformaría en el Polígono Industrial Fontsanta) y fue la empresa Gallina Blanca la primera en instalarse, siguiéndola otras más.

Con esto desapareció la idea del ensanche del núcleo principal de Sant Joan Despí por encima de la vía del Ferrocarril y, más a más, nacería una nueva barrera que separaría físicamente el núcleo antiguo con el resto de barrios existentes (La Mossota, Pla del Vent…). Más tarde se iría creando un nuevo barrio: Las Planas, a fuerza de dar cabida a todos aquellos trabajadores y trabajadoras que se desplazaron de sus municipios de origen (principalmente Andalucía) atraídos por la oferta de ocupación que ofrecía el nuevo polígono industrial.

Durante los años 60 y 70 Sant Joan Despí crecía indiscriminadamente. El año 1960 el municipio tenía 4.711 habitantes y el 1970, 16.055. El barrio de Les Planes fue totalmente edificado y el núcleo antiguo sufrió el derribo de muchas fincas que se reconvertirían en islas enteras de bloques de viviendas, la mayoría de ellas de una estética y confortabilidad muy aleja de los estándares de calidad exigibles.

Celebració comunió

Durante los años 80, democratizadas las administraciones públicas, la ordenación de las ciudades fue uno de los principales proyectos de los gobernantes. La crisis económica ayudó a hacerlo muy poco a poco: zonas verdes, parques, equipamientos...

A mediados de los ochenta nuevamente Sant Joan Despí vuelve a ser espectador de un nuevo crecimiento urbanístico: nacen el Polígon Residencial Sant Joan y el sector Torreblanca. El año 1985 la Corporació Catalana de Ràdio i Televisió decidió ubicar sus instalaciones de TV3 en el Polígon Residencial Sant Joan -de aquí que al barrio también se le conozca como barrio de la TV3-. Le siguieron toda una serie de empresas de construcción que comenzaron a edificar bloques de viviendas hasta casi 1997. Se ha conseguido unir este barrio con el resto, y principalmente con el de Les Planes, con la construcción del puente de Marquès de Monistrol y con el parque de la Fontsanta.

El comienzo del nuevo siglo es también el inicio del Eixample sud-oest, una zona totalmente nueva que se extiende desde la calle Major, al barrio centro, hacía el río y que queda englobada en el mismo barrio.

Sant Joan Despí es hoy en día una ciudad que ha llegado a los casi 32.000 habitantes. Una ciudad con cuatro barrios bien definidos y equipados: cada vez con más espacios verdes, más zonas para disfrutar, una biblioteca, dos polideportivos y diferentes espacios deportivos, centros cívicos, más y mejores conexiones. Una ciudad que va teniendo más calidad de vida.
Para conocer la historia de los diferentes barrios pueden consultar los artículos publicados en el Butlletí de la Gent Gran:

  • Duran i Albareda, Montserrat. “Les Planes (1) Un barrio de Sant Joan Despí”. Butlletí de la Gent Gran. Ajuntament de Sant Joan Despí. Núm. 5. Desembre 1998. Pàg. 7
  • Duran i Albareda, Montserrat. “Les Planes (2) Un barrio de Sant Joan Despí”. Butlletí de la Gent Gran. Ajuntament de Sant Joan Despí. Núm. 6. Març 1999. Pàg. 7
  • Duran i Albareda, Montserrat. “Les Planes (3) Un barrio de Sant Joan Despí”. Butlletí de la Gent Gran. Ajuntament de Sant Joan Despí. Núm. 7. Maig 1999. Pàg. 11
  • Duran i Albareda, Montserrat. ”Pla del Vent – Torreblanca (1) Un barri de Sant Joan Despí. Butlletí de la Gent Gran. Ajuntament de Sant Joan Despí. Núm. 8. Setembre 1999. Pàg. 7
  • Duran i Albareda, Montserrat. “Pla del Vent – Torreblanca (2) Un barri de Sant Joan Despí. Butlletí de Sant Joan Despí. Ajuntament de Sant Joan Despí. Núm. 9. Novembre 1999. Pàg. 7
  • Duran i Albareda, Montserrat. “Pla del Vent – Torreblanca (i 3) Un barri de Sant Joan Despí. Butlletí de Sant Joan Despí. Ajuntament de Sant Joan Despí. Núm. 10. Febrer 2000- pàg. 11
  • Duran i Albareda, Montserrat. “Residencial Sant Joan – TV3 (1) Un barri de Sant Joan Despí. Butlletí de Sant Joan Despí. Ajuntament de Sant Joan Despí. Núm. 11. Maig 2000. Pàg. 11
  • Duran i Albareda, Montserrat. “Barri Residencial Sant Joan –TV3 (2). Butlletí de la Gent Gran. Ajuntament de Sant Joan Despí. Núm. 12. Desembre 2000. Pàg. 11
  • Duran i Albareda, Montserrat; Ruiz Carrillo, Miquel. “El raval de Les Begudes (1)”. Butlletí de la Gent Gran. Ajuntament de Sant Joan Despí. Núm. 13. Febrer 2001. Pàg. 7
  • Duran i Albareda, Montserrat; Ruiz Carrillo, Miquel. “El raval de Les Begudes (2)”. Butlletí de la Gent Gran. Ajuntament de Sant Joan Despí. Núm. 14. Juny 2001. Pàg. 11
  • Duran i Albareda, Montserrat; Ruiz Carrillo, Miquel. “El raval de Les Begudes (3)”. Butlletí de la Gent Gran. Ajuntament de Sant Joan Despí. Núm. 15. Desembre 2001. Pàg. 11
  • Duran i Albareda, Montserrat; Ruiz Carrillo, Miquel. “El raval de les Begudes (i 4)”. Butlletí de la Gent Gran. Ajuntament de Sant Joan Despí. Núm. 16. Març 2002. Pàg. 11

La agenda, al dia

Septiembre 2019

Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
 
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30